Carissimi soci,
Amici della Camera,
Amici dell’Italia

 

Es un honor dirigirme Ustedes desde esta renovada página web de la Cámara Italiana, que es el fiel testigo de la voluntad de nuestra asociación de mantenerse vigente en un mundo que cambia rápidamente.
A lo largo de la historia, Italia y México, más allá de una mutua simpatía, no han tenido una relación intensa y particularmente activa, debido en buena parte a la ausencia en México de una gran comunidad italiana como las hay en norte y sur América.

Sin embargo, en los últimos años esto está cambiando de manera acelerada, en particular gracias a la llegada a México de empresas de origen italiano: se estima que hoy existan más de 1.000 empresas de capital italiano en México, de las cuales unas 250 de buenas dimensiones.

Por otro lado, los productos italianos encuentran un favor cada vez mayor en México, tanto los bienes de capital cuanto los artículos de consumo, con un crecimiento anual de los flujos comerciales a doble dígito durante los últimos años.

Asimismo, registramos con satisfacción el notable repunte de las exportaciones mexicanas hacia Italia y los primeros casos de inversiones mexicanas en Italia.

Por último, los crecientes flujos turísticos en los dos sentidos son también una muestra de este acercamiento entre nuestros países.

El encuentro entre Italia y México, si bien tardío, ha sido sin duda feliz, como demuestra la alta satisfacción de los empresarios italianos establecidos en tierras aztecas.

Muchos son los factores de este éxito, pero sin duda la gran cercanía cultural que existe entre mexicanos e italianos es uno de los más importantes: nos entendemos con facilidad, nos respetamos, nos admiramos, nos queremos.

Estamos convencidos que la relación entre México e Italia puede crecer todavía mucho más y que estamos viendo sólo el comienzo de un proceso que dará grandes frutos en el futuro.

Hoy, 65 años después de su fundación, la Cámara de Comercio Italiana en México sigue persiguiendo el objetivo de construir un puente de amistad entre nuestros países con el mismo entusiasmo y pasión de siempre.

Convencido de que el futuro nos reserva grandes e inesperadas satisfacciones y profundamente honrado de poder servir una causa tan noble, muy estimados amigos, les envío

Mis más Cordiales Saludos

 

Alberico Peyron
Presidente

SUBIR